Reflexión del Evangelio Dominical 27 de noviembre de 2022.

“Velen y estén preparados”.

Mt. 24, 37-44

 

Lo más natural alegres Evangelio y sentir miedo, pero no es la intención de la iglesia al elegir este pasaje al iniciar el Adviento, sino recordarnos que un año más se nos regala la invitación especial a despertar, prestar atención y velar. En lugar de sentir miedo, llenémonos de alegría por la libertad que tenemos de decidir cómo será la calidad de nuestra atención al paso de Dios en nuestra vida. Caminemos este Adviento en esperanza y vigilia, despiertos como los pastores, que en el momento en que no lo esperaban, escucharon a los ángeles diciendo: “Les anunciamos una buena noticia… les ha nacido, en la ciudad de David, un salvador”. El Hijo del hombre es ese niño que transformó relaciones, modos y actitudes.

¿Qué voy a hacer para permanecer despierta, despierto, en este Adviento?