Reflexión del Evangelio Dominical 08 de mayo de 2022.

"Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen".

Jn. 10, 27-30

Si nunca has visto ovejas siguiendo a su pastor, vale la pena verlo; incluso hay videos que muestran como las ovejas siguen solamente la voz de su pastor, sin hacer caso a otras voces.

¿Cómo podemos reconocer la voz de Dios? ¿Cómo nos llega esa voz?, yo las conozco? Jesús lo dices: él es quien nos da la vida eterna. Tal vez la primera pista es distinguir, entre tantas voces que nos llegan, cuáles nos dan vida, cuáles nos hacen sentir verdaderamente seguros. Hay voces que podemos seguir con confianza:

-la voz del Papa, sucesor de Pedro, al que Jesús le dijo “cuida a mis ovejas”,

-la voz de nuestro propio corazón, donde habita el Espíritu Santo, y

-la voz del mismo Jesús, que nos habla en el Evangelio.

Señor, tú eres nuestro pastor. Tú eres nuestro Dios y nosotros somos tu pueblo.