Reflexión del Evangelio Dominical 01 de mayo de 2022.

"Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?"

Jn. 21, 1-19

Todos los relatos de las "apariciones" de Jesús tras la resurrección intentan responder a una pregunta: ¿Cuándo nos encontraremos con el resucitado? ¿Dónde lo podremos ver?

En nuestra vida cotidiana hay muchos momentos como éste que vivieron los discípulos, en los que hacemos el trabajo de siempre, aunque parece un trabajo inútil, sin fruto.

Y de pronto la vida nos sorprende, y nos damos cuenta de que nuestra red está llena de personas, logros, cariños, experiencias...

Si miras tu vida y tu trabajo de este último tiempo, ¿Qué experiencias te hacen pensar "¡es el Señor!"? No tiene que ser algo extraordinario... A veces basta con una fogata, un pan compartido o la pregunta más importante del mundo: ¿me quieres?