Reflexión del Evangelio Diario 31 de diciembre de 2021.

“Aquél que es la Palabra se hizo hombre”.

Jn. 1, 1-18

Jesús es el Alfa y el Omega, el principio y el fin. Alfa la primera letra del alfabeto Griego; omega, la letra final. La Iglesia lee el prólogo del Evangelio de San Juan al cierre del año para reflexionar el ministerio de Dios revelado por Jesús. Él se encarnó para revelarnos al Padre. Es la luz que disipa las tinieblas, el camino, la verdad y la vida. Quién acepta a Jesús, acepta el Padre. Él vino a nosotros, y quiénes lo recibimos, los que creemos en su nombre, nacemos en el espíritu. Y recibimos de Dios gracias y verdad Por lo que tanto, ya no tenemos que esperar, en Jesús hemos visto la gloria de Dios “A Dios nadie lo ha visto jamás”. El Hijo es quién lo ha revelado. Hoy, al cierre del año, con todos los sucesos que hemos vivido, confesamos que Jesús es el Hijo de Dios.