Reflexión del Evangelio Diario 28 de diciembre de 2021.

“Herodes mandó matar a todos los niños menores de dos años en la comarca de Belén”.

Mt. 2, 13-18

El niño Jesús paso adversidades desde los primeros días de su nacimiento. No solamente el pueblo judío no lo reconoció. Tampoco lo reconoció al pueblo pagano. Lo que debió haber sido alegría y felicidad, para unos fue miedo y furia. Herodes juzgo el nacimiento del Mesías como el nacimiento de un adversario que atentaba contra su poder. Al no tener noticias de los magos sobre el paradero de Jesús, mandó a matar a todos los niños menores de dos años en Belén y sus alrededores. Este relato nos advierte que la maldad acecha a la bondad. El niño tuvo que huir a Egipto, fue migrante, peregrino, sin tierra. La vida de unos inocentes, su sangre derramada, son el preámbulo de la historia que vivirá Jesús. Pero Jesús nos mostrará que el bien triunfa sobre el mal, la vida sobre la muerte.