Reflexión del Evangelio Diario 27 de noviembre de 2021.

“Velen para que puedan escapar de todo lo que ha de suceder”.

Lc. 21, 34-36

¿Cómo conocer la voluntad de Dios? Jesús le dijo a sus discípulos: “Velen y hagan oración”. ¡Estén alertas! La oración no se reduce a los tiempos designados a los templos son las capillas. La oración debe ser un hermoso hábito que deberíamos tener presente durante todo el día, y en cada acto que hacemos. Y, aún más, la oración debería de hacerse presente en los momentos más apremiantes, el acto que anteceda a toda decisión importante que tomemos. Orar en alegría, orar en la dificultad, orar en los momentos felices, orar en los momentos de prueba. Orar en la salud, orar en la enfermedad. Orar con cuando los días sean solidarios, pero también, cuando sean obscuros. Orar en compañía y orar en soledad. La oración es el modo en que conocemos lo que quiere Dios.