Reflexión del Evangelio Diario 25 de noviembre de 2021.

“Jerusalén será pisoteado por los paganos,

hasta que se cumpla el plazo señalado por Dios”.

Lc. 21, 20-28

Anterior al año setenta de la era cristiana, hubo una revuelta judía en contra de Roma, que duró aproximadamente cuatro años. Los romanos, cansados de lidiar con esto, decidieron atacar y acabar con el obcecado pueblo judío. Las tropas romanas al mando de Tito, en el año setenta, citaron Jerusalén. Del templo y la ciudad no quedó nada; la destrucción fue total. Los habitantes de la ciudad experimentaron el horror de la guerra, la persecución y la muerte. Los que pudieron huyeron a los montes, el pánico y el miedo se apoderó de todos. El castigo sobre los habitantes de la ciudad fue inminente: “caerán al filo de la espada, serán llevados cautivos a todas las naciones y Jerusalén será pisoteada por los paganos, hasta que se cumpla el plazo que Dios les ha señalado”.