Reflexión del Evangelio Diario 11 de noviembre de 2021.

“El Reino de Dios ya está entre ustedes”.

Lc. 17, 20-25

El Reino de Dios es Jesús mismo. No es un lugar, es una persona, la persona del Hijo de Dios quien está entre nosotros. Y en efecto, la llegada de Jesús no fue aparatosa. Su nacimiento fue un nacimiento humilde, la grandeza estuvo en su encarnación. Él es Emanuel, Dios con nosotros. Los fariseos esperaban un Reino de Dios distinto, con signos poderosos, con manifestaciones maravillosas. Tanto así, que terminaron por no aceptar a Jesús y a su mensaje. Jesús, entonces, anunciará a sus discípulos que el Hijo del hombre va a padecer rechazo, con lo cual, anticipa su pasión. El Reino de Dios no es un lugar, es Jesús mismo. Algunos siguen esperando relámpagos y fuego, cielos abiertos, signos apocalípticos, y olvidan que Jesús está entre nosotros.