Reflexión del Evangelio Diario 28 de octubre de 2021.

“Eligió de entre ellos y les dio el nombre de apóstoles”.

Lc. 6, 12-19

En el Evangelio de Lucas, la oración ocupa un lugar central. Cuando Jesús va a tomar una decisión importante, está en oración. En este pasaje, antes de elegir a los Doce, pasó la noche en oración con Dios. Todo lo hace junto al Padre. En la vida cristiana la oración debe ocupar también el lugar central. Orar es dialogar con Dios. No consiste sólo en recitar rezos y jaculatorias; tampoco en hablar todo el tiempo las mismas cosas que se han hablado por años. La oración es un diálogo de amor que involucra a todos lo que somos delante de Dios. Muchas de las decisiones que tomamos en la vida deberían contemplarse desde la oración, pidiendo el auxilio del Espíritu Santo para que sean, no sólo buenas, sino las mejores decisiones. Una buena decisión es bendición para uno y para quien nos rodea.