Reflexión del Evangelio Diario 20 de octubre de 2021.

"Al que mucho se le da, se le exigirá mucho".

Lc. 12, 39-48

Algunos cristianos se comportan como malos administradores. Maltratan a los demás, comen, beben, se embriagan y realizan otras tantas cosas pensando que el Señor no se da cuenta, o tardará en llegar, o lo que es peor, que justifica sus conductas. Pero el Señor lo sabe porque ya ha llegado. "Al que mucho se le da, se le exigirá mucho y el que mucho se le confía, se le exigirá mucho más", dijo Jesús. Nuestra vocación cristiana tiene una responsabilidad. No basta con afirmar que somos de Cristo, hay que vivir conforme a su voluntad. No es suficiente cumplir con los deberes religiosos, hay que vivir como hijos de Dios, siendo buenos administradores de los dones y los bienes que Dios nos ha dado, y sobre todo, comportándonos como verdaderos seres humanos.