Reflexión del Evangelio Diario 18 de octubre de 2021.

"La cosecha es mucha y los trabajadores pocos".

Lc. 10, 1-9

El Reino necesita ser anunciado y hace falta trabajadores porque la cosecha es mucha. En lugar de pedirle a Dios, te propongo, vamos a ofrecerle nuestras manos, nuestro corazón, nuestra vida para ayudarle a su Reino se haga realidad. Para esto, se necesita que dejemos todo aquello que nos detiene: el dinero, la comodidad, el confort, la estabilidad, hasta el propio orgullo. Para anunciar el Reino, necesitamos ponernos en el camino como hombres libres y llenos de fe, llevando el nombre de Jesús a todos aquellos que no lo conocen. Que nuestra oración sea hoy decirle a Jesús: "aquí estoy, toma mi vida, quiero ayudarte a proclamar tu Reino, siendo promotor del Evangelio y colaborando con tu creación, llevando salud y bendición a todos los que sufren del cuerpo y del alma". Cuando el evangelista Lucas escuchó hablar de Jesús, supo que hablaría de él siempre.