Reflexión del Evangelio Diario 15 de octubre de 2021.

"Todos los cabellos de su cabeza están contados".

 

Lc. 12, 1-7

Cuídense de la hipocresía y de los hipócritas hay vicios que, por costumbre, se practica enseñarme el menor reparo. En la vida cristiana, en la comunidad de práctica es que no ayudan en nada, antes bien, perjudican. Consentimos sin más los 1000 temores, los chismes, la mala educación. Damos cabida a la crítica destructiva, el comentario mal habido. Atentamos contra la persona del hermano hola hermana, y nos damos la mano, a sabiendas de que no estamos bien. Abrimos los labios para decirnos improperios y no para bendecir. En pocas palabras, con un consentimos la maldad de nuestro corazón, y aún así, pensamos que estamos bien. Delante de Dios no podemos ocultar nada. Jesús nos dijo que el amor de Dios está en íntima relación con el amor al prójimo.