Reflexión del Evangelio Diario 05 de octubre de 2021.

“Marta lo recibió en su casa, María escogió la mejor parte”.

Lc. 10, 38-42

María se puso a los pies de Jesús y escucho sus palabras. Oír hablar a Jesús debió haber sido una de las experiencias más hermosas. Muchas veces me he puesto a pensar como habla hablaba Jesús. Y no me refiero al mensaje solamente, sino el tono de su voz. María escogido la mejor parte, no cabe duda. Ha dejado de hacer lo que hacía por escucharlo. La actitud de Marta es contraria. Ocupada en los quehaceres no escucha, está más afanada en sus actividades. Así es la vida del creyente. Por estar ocupado no escucha la voz de Jesús, no se da tiempo para oír su voz. No es que las actividades, las labores, los quehaceres, no sean importantes, pero no pero todas las cosas tienen su tiempo. Un alto en el camino siempre pone en orden la vida. Cuando escuches la voz de Dios, detente. Y contempla.