Reflexión del Evangelio Diario 26 de septiembre de 2021.

"Él que no está contra nosotros, está a nuestro favor.

Si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela”.

Mc. 9, 38-43.45.47-48

Las palabras de Jesús sonaban cada vez más fuertes e incomprensibles. Del discurso queda apelada a la misericordia y a la compasión, dio paso a otro que señalaba directamente el camino que debía seguir todo aquel que se atreviera a seguirle. Así, dijo: “el que sea ocasión de pecado para la gente sencilla que cree en mí, más le valdría que pusiera el cuello una de esas enormes piedras de molino y lo alejara en el mar”. Los oyentes no podían más que quedar sorprendidos y desconcertados. Quien había afirmado que el Mesías había venido por los enfermos, ahora habla de piedras de molino. Pero todavía más: si tu mano, si tu pie, si tu ojo es ocasión de pecado, ¡arráncalo! Más vale vivir una vida manco, cojo, tuerto, que perder el Reino de Dios, que será arrojado completo al lugar del castigo y fuego que no se apaga. Este lenguaje de Jesús sigue molestando las conciencias de sus seguidores. Pues muchos pecadores viven como si su pecado estuviera ya justificado. Se presentan en las asambleas del cuerpo completo, sin saber que ya perdieron el Reino por ser ocasión de pecado. Éstos mismos estarían en contra de lo dicho por Jesús hoy mismo.