Reflexión del Evangelio Diario 25 de septiembre de 2021.

“El Hijo del hombre va a ser entregado.

Tenían miedo de preguntarle acerca de este asunto”.

Lc. 9, 43-45

El mesianismo de Jesús no fue como se esperaba. No fue triunfal, ni exitoso. Su gloria no fue como la de los imperios, majestuosa, llena de poder y gloria terrenal. La restauración de Israel no será de este modo. Jesús propone un retorno a Dios, una vuelta a él. Israel debe comprender con el corazón que no se trata de quitarle el poder a un imperio para construir otro igual o peor. Por eso, “el Hijo del hombre será entregado en las manos de los hombres” y le darán muerte. Los discípulos no quieren entender. Han sido instruidos, pero no quieren aceptar lo que escuchan de Jesús. El miedo se empieza a apoderar de ellos. Si esto puede pasarle al Mesías entonces también a ellos. Nadie se atreve a preguntar más. Lo que dice la desconcierta, pero también les aterra. Volver a Dios es la meta.