Reflexión del Evangelio Diario 23 de septiembre de 2021.

“A Juan yo lo mandé a decapitar.

¿Quién es este entonces éste de quien oigo cosas semejantes?”

Lc. 9, 7-9

En el Evangelio de Lucas el marco de acción de Jesús no se reduce al pueblo de Israel. La llegada del Mesías también cuestiona el marco político sustentado por el poder mundano. Herodes es el poder. Tiene la potestad de matar y de arrebatar. Es la autoridad terrenal. Fue quien había mandado a decapitar a Juan el Bautista. No sólo es la autoridad religiosa de Israel la que se tambalea ante Jesús, sino también la autoridad política. Herodes tiene curiosidad por Jesús, pero no sólo lo ve como el Mesías. En su memoria la muerte de Juan lo sigue inquietando. Algunos dicen que ha vuelto a la vida, o que ha resucitado. La vida de Jesús no sólo peligra en Jerusalén sino también bajo el poder romano, en Herodes.