Reflexión del Evangelio Diario de 28 de julio del 2021.

“El que encuentra un tesoro en un campo, vende cuanto tiene y compra aquel campo”.

Mt. 13, 44-46

Jesús, en los evangelios, no define lo que es el Reino, sencillamente lo compara. Habló del Reino en parábolas para que toda la gente comprendiera. No laboró un discurso teológico, ese que incluye palabras desconocidas para la mayor parte del pueblo. Tampoco le dio conocer con amplios discursos, esos que contienen elucubraciones “elevadas” y “elaboradas”, que incluso, se alejan de lo que está en los evangelios mismos. Para Jesús, el Reino de los cielos no se parece a un tesoro escondido o una perla valiosa. No es lo que es, es el valor que tiene. Es la pasión con la que se busca, a tal grado, que se vende todo, que deja todo lo que uno tiene, por alcanzarlo. El Reino es lo más importante, es el principio vital por lo que se vive. Por el Reino de los cielos se cambia todo.