Reflexión del Evangelio Diario de 23 de julio del 2021.

“Los que oyen la Palabra de Dios y la atienden, esos son los que dan fruto”.

Mt. 13, 18-23

Lo sembrado en la tierra buena da fruto. Todo ser humano que tiene un corazón bueno, dará frutos buenos. Jesús explica a sus discípulos la parábola que ha contado del sembrador, la semilla y la tierra. El evangelio se anuncia a todos, pero no a todos los hacen germinar. Hay quienes se entusiasman al oírlo, pero nada más. Sin embargo quien lo acepta debe saber que no todo está arreglado. Que al igual que una semilla se siembra en la tierra, al Evangelio hay que cuidarlo para que las preocupaciones de la vida y la seducción de las riquezas, o las tribulaciones y las persecuciones, los sofoquen, el Reino de Dios es vida. Pero no es una vida que deba vivir en un futuro promisorio. El Reino es el presente de Dios ya aquí y ahora, y está expuesto en las seducciones de la vida. Lo que se ama se cuida.