Reflexión del Evangelio Diario de19 de junio del 2021.

“No se preocupen por el día de mañana”.

Mt. 6, 24-34

El dinero no evangeliza. Jesús, en los evangelios sinópticos, tiene una postura clara ante el dinero. No puede estar el dinero en el mismo lugar que Dios. No puede el discípulo confundirse: el dinero no humaniza, el dinero no dignifica, el dinero no lleva Dios, el dinero separa, divide. El discípulo debe buscar primero el Reino de Dios y su justicia. Ésta es su tarea y su misión. Y no podrá conseguir lo anterior con el dinero, y mucho menos con el dinero mal habido. “Los que no conocen a Dios se desviven por estas cosas”. El discípulo, el seguidor, el cristiano, no debe estar obsesionado por el dinero; no debe vivir ambicionando; no puede tener por seguridad los bienes terrenales. La riqueza del discípulo es Dios mismo.