Reflexión del Evangelio Diario 22 de marzo del 2021.

“Aquél de ustedes que no tenga pecado, que le tire la primera piedra”.

Jn. 8, 1-11

Una mujer sorprendida en “flagrante adulterio”. ¿Dónde está el varón? ¿Por qué sólo se exhibe a la mujer? En una sociedad hipócrita sólo se señala a una de las partes, la más frágil. ¿Dónde está el varón cobarde que daba rienda suelta a sus deseos? En el relato sólo se condena la mujer. Con todo el argumento para castigar tremendo acto inmoral y apedrearla es religioso. Moisés, el profeta, pedía que fuera en lapidada en público. Y, ¿el varón?, ¿Qué castigo había para él? La hipocresía es ruin. Los escribas y los fariseos escogen el peor de los ejemplos, degradando la dignidad de una mujer, al exhibirla, para poner a prueba a Jesús. La respuesta que da Jesús es inesperada “aquel de ustedes que no tenga pecado, que le tire la primera piedra”. Las conductas hipócritas no buscan la verdad.