Reflexión del Evangelio Diario 23 de febrero del 2021.

"Ustedes oren así"

Mt. 6, 7-15

“Cuando hagan oración, no hablen mucho”, dijo Jesús. No se trata de mucho hablar, a tal grado de no dejar de hablar a Dios. Esta sencilla instrucción de Jesús a sus discípulos no se cumple en muchos creyentes. La costumbre más común es pensar que la oración consiste en hablar, en repetir una y otra vez lo que con frecuencia le decimos a Dios. Y tantas cosas incoherentes que le decimos o le pedimos a Dios, que más que dialogar con él, todo se convierte en un monologo en donde sólo hablamos de las cosas nuestras. Todo se reduce a pedir, a reprochar, a reclamar, a desear. ¡Esto no es orar!, Jesús dijo: “cuando oren digan Padre”. Y hablen con Él de amor. Si, digan lo que necesitan, pero digan más que lo aman. Orar es dialogar, hablar a Dios de lo nuestro, pero al mismo tiempo escuchar lo que tiene que decirnos.