Reflexión del Evangelio Diario 19 de febrero del 2021.

“Cuando les quiten al esposo, entonces ayunarán”.

Mt. 9, 14-15

No sólo fueron los fariseos quienes se sintieron interpelados por Jesús. Juan el Bautista tenía seguidores. Ellos no eran como el grupo de los fariseos. Su modo de vida era como el profeta Juan, austero. Convencidos de las enseñanzas de su maestro, tenían un estilo propio de vida que incluía el ayuno como un modo de mortificación del cuerpo. A veces privarse de algo por un bien mayor hace bien al alma. Jesús no los contradice, es verdad lo que dicen. Sólo que ahora él está con los discípulos, no es el momento de ayunar. Pero a la puerta está la pasión. Entonces no sólo habrá ayuno, sino una inmensa tristeza y persecución.