Reflexión del Evangelio Diario 16 de febrero del 2021.

“Cuídense de la levadura de los fariseos y de la de Herodes”.

Mc. 8, 14-21

Jesús está preocupado. Los fariseos y los partidarios de Herodes lo andan buscando. Lo que él anuncia y realiza no es entendido sino como una provocación. Aunque tienen ojos no ve, aunque tienen oídos no escuchan. Pero esta crítica también está dirigida a sus discípulos. Tienen delante de si un problema mayor y ellos sólo ellos se preocupan por el pan cotidiano. Jesús reprocha esta conducta a sus discípulos. El pasaje bíblico es una llamada de atención también para nosotros. Pocas veces estamos preocupados por las cosas de Dios. Nos preocupa más nuestro porvenir, que instaurar los valores del Reino. Incluso, nos preocupan más las cosas inútiles, que aquellas que harían de nosotros mejores personas.