Reflexión del Evangelio Diario 01 de febrero del 2021.

Espíritu Inmundo, sal de este hombre.

Mc. 5, 1-20

Jesús expulsa una legión de espíritus inmundos que poseían a un hombre. Los tormentos que le provocan tenían a aquella persona en una situación más deplorable. Los sufrimientos y los tormentos provocan miedo quienes lo veían. Los espíritus inmundos identifican a Jesús como Hijo de Dios altísimo. Jesús siente compasión de aquel hombre y expulsa a los espíritus de una manera inusual: permite que posean a unos cerdos. El acto provoca más miedo que seguridad. No todos los hechos de Jesús fueron tomados con agrado. El hombre, ahora sano, quiere seguirlo, pero Jesús no se lo permite. Él debe dar testimonio de la misericordia de Dios en su familia.