Reflexión del Evangelio Diario 23 de enero de 2021.

Sus parientes decían que se había vuelto loco.

 

Mc. 3, 20-21

 

Una vez que Jesús comenzó su ministerio ya no volvió a casa, ni con su familia. Cambió su forma de vivir radicalmente. Su opción rompía con las costumbres familiares establecidas. Ante el asombro de las cosas que hacía y decía sobrevino la duda y la crítica. Los rumores empezaron a surgir. Un hombre “Santo” no hacía lo que Jesús estaba haciendo. Para nosotros, podría parecer la propuesta de Jesús atrevida. Para su época era simplemente intolerable. “al enterarse sus parientes, fueron a buscarlo, pues decían que se había vuelto loco”. Ser seguidor de Jesús no es lo mismo que ser un simpatizante. La propuesta de Jesús pronto llevó a que muchos que lo buscaban se distanciaron de él.