Reflexión del Evangelio Diario 21 de enero de 2021

Los espíritus gritaban: “Tú eres el Hijo de Dios”. Pero Jesús les prohibía que lo manifestaran.

Mc. 3, 7-12

 Lo que hacia Jesús se propagó muy pronto por muchas ciudades y pueblos. El evangelista Marcos narra que eran multitudes quienes querían verlo. Fascinados por las curaciones y las expulsiones de espíritus inmundos, todos querían un favor de él o verlo actuar en persona para dar crédito a lo que oían. Hoy, muchos son todavía los que buscan a Jesús. Tristemente, dentro de ellos, hay quienes solo lo buscan para alcanzar un favor o por simpatizar con sus palabras. Jesús se percató de que no todos comprendían lo que quería transmitir con los signos que realizaba. En la narración son los espíritus inmundos quienes reconocieron que él era el Hijo de Dios. Nosotros ¿por qué buscamos a Jesús?.