Reflexión del Evangelio Diario 17 de enero de 2021

Vieron dónde vivía y se quedaron con él.

Jn 1, 35-42

“¿Qué buscan?”, preguntó Jesús a dos de los discípulos de Juan el Bautista. ¿Qué buscas?, nos pregunta hoy el Señor a nosotros. En medio de las circunstancias, de las prisas, de los sabores y sinsabores de la vida, la respuesta ante una pregunta esencial. ¿Qué busca el hombre y la mujer de hoy?, ¿En qué o en quién deposita su confianza, y aún más, su felicidad? Quienes buscaban a Jesús eran dos hombres piadosos que esperaban con pasión la venida del Cristo. Formaban parte del grupo de Juan Bautista, eran Andrés y Simón Pedro, hijos de Juan. Jesús, al verlos venir detrás de él, volvió a decirles: “vengan a ver”. Su curiosidad los llevó a seguir a Jesús, pero su corazón se quedó con él. A partir de entonces, estos hombres cambiarían su forma de vivir, y uno de ellos alcanzaría la confianza de Jesús, pues al verlo (y fijando en él la mirada) escrutaría su corazón y le cambiaría el nombre de Simón por el de Kefás, que significa “roca”. A él se le encargará con el tiempo el cuidado de su Iglesia.