Reflexión del Evangelio Diario 14 de enero de 2021

Se le quitó la lepra y quedó limpio.

 

Mc 1, 40-45

Señor, “si quieres, puedes curarme”. ¡Cúrame de mis enfermedades y mis padecimientos que me mantienen atado a mí mismo!, ¡Cúrame de la falta de fe que me lleva a caminar sin sentido en la vida!, ¡Cúrame de la Señor, de no ser el hijo que tú quieres! De rodillas como aquel leproso, que en medio de su vergüenza y su dolor te buscó, te pido que me mires con compasión, observes mi dolencia, aquella que me atormenta, y hagas de mi un hombre sano, un hombre bueno. Entonces, algo ocurrió dentro de mí, como ocurrió con aquel hombre que tenia lepra. Escuché una vez que dijo: ¿Sí quiero: sana!. E inmediatamente sentí que quedé limpio.