Comunicado de la Diócesis de Izcalli