Mensaje del Card. Norberto Rivera Carrera

Sin mérito alguno de mi parte, el Pastor de nuestras almas, Cristo Jesús, me quiso como guía de esta enorme Arquidiócesis, y para gobernarla conté con el apoyo de excelentes Obispos Auxiliares, un gran presbiterio con diversidad de dones y carismas, y un numeroso grupo de diáconos que sirven día a día con generosidad.

La labor tan diversificada de mis hermanos de vida consagrada en favor del Evangelio también es muy reconocida, y es patente el crecimiento y la preparación de los laicos para ocupar el lugar que les corresponde en nuestra Iglesia.

Es evidente que a esta Iglesia particular llegan cotidianamente muchos problemas y dificultades, pero es mucho mayor el gozo, la alegría y la santificación que tenemos quienes tratamos de servir a la causa del Evangelio.

Me llevo la satisfacción de no haber permanecido mudo ante la violación de los derechos humanos y divinos de mi madre la Iglesia. Lamento si, por mi posición firme, alguien se sintió ofendido y lastimado, y una vez más pido humildemente perdón a quien, aun sin querer, haya ofendido.

Doy la bienvenida a mi hermano, el Señor Cardenal don Carlos Aguiar Retes a esta Arquidiócesis de México. Le deseo de corazón todo bien en el Señor, y que su ministerio episcopal sea fructífero para mayor gloria de Dios Nuestro Señor.

Siempre conté con la cercanía y el amor maternal de mi Morenita del Tepeyac y el ejemplo de san Juan Diego, a quienes ahora elevo mis oraciones por el nuevo Arzobispo de México.

Finalmente, pido perdón a Dios por mis debilidades y omisiones. Al final de mis días espero encontrarme con mi Salvador, rico en Misericordia.

 

 + Norberto Card. Rivera Carrera

Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de México

 

Fuente: SIAME

Follow Us

23 de Agosto 2017

Únete y peregrina con nosotros

Más Información