Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas

Comunicado de Prensa

Morelia Mich, a 27 de agosto de 2017

 

 

Este 30 de agosto se conmemora el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, una fecha determinada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para honrar a quienes han sido víctimas de este delito, que ha dejado alrededor del mundo, millones de personas cuyo paradero se desconoce.

La desaparición forzada es un tema realmente preocupante y está ligado, en algunos de los casos, a situaciones sociales y políticas, actualmente también se relaciona con el crimen organizado; en nuestro país, de acuerdo a las cifras del gobierno federal hasta junio de este año 2017, hay más de 29, 903 personas desaparecidas.

De esta cifra, casi mil están ligados con asuntos relacionados con delitos del fuero federal, en el rango de edad de 20 a 30 años es donde más casos se registran. Las entidades con mayor número de desaparecidos son: Guerrero, Veracruz, Tamaulipas, Ciudad de México y Michoacán.

Este día nos hace nuevamente conscientes de la importancia de la atención a las víctimas de la violencia, desde las instancias de gobierno y de la sociedad civil será muy importante acompañarlas con el establecimiento de políticas públicas que no solo se dediquen a buscar a los ausentes, sino que eviten que se sigan dando estas desapariciones y den respuestas a los familiares y a las víctimas de los desaparecidos.

 

ACOMPAÑAMIENTO A VÍCTIMAS, CAMINO PARA UNA SOCIEDAD SANA

La violencia que estamos viviendo en nuestros pueblos y comunidades, al igual que en muchas partes del país, genera una descomposición social que ha deteriorado profundamente la convivencia armónica y pacífica de nuestra sociedad. Al observar esta realidad que vivimos, como Iglesia de Morelia, nos sentimos interpelados y a la luz de la fe y de la propia Doctrina Social Cristiana, hacemos nuestra la conclusion del Episcopado Mexicano en la Exhortación Pastoral “Que en Cristo nuestra Paz México tenga vida digna”: porque la realidad de violencia e inseguridad es compleja y multicausal, consideramos que convendría abordar el problema desde un enfoque de salud pública que permita asegurar para el mayor número de personas el beneficio de la seguridad y de la paz (Cfr. CNP 99).

Este enfoque de salud pública nos hace a todos corresponsables y nos pide cooperar para superar la crisis: el gobierno, los empresarios, las iglesias, las organizaciones sociales y la sociedad en general. Como un esfuerzo para contrarrestar el fenómeno de la violencia y atendiendo a necesidades que de ahí surgen, la Arquidiócesis de Morelia está planeando un Programa Integral de Acompañamiento a Víctimas de las Violencias con enfoque de Construcción de Paz, con la finalidad de acompañarles en sus procesos de sanación y superación de su condición de víctima, convirtiéndose en agentes sociales de cambio y evitando futuras violencias. Nuestra preocupación es aportar para el bienestar de las personas en su integralidad.

En Cristo, nuestra Paz

+ Carlos Garfias Merlos

Arzobispo de Morelia