Mirar con ilusión el futuro de México. La visita del Papa Francisco y su legado

CEM

 

 

Mirar con ilusión el futuro de México. 

La visita del Papa Francisco y su legado

 

Ed. San Pablo/Universidad Pontificia de México, México 2016, 420 pp.

 

La visita del Papa Francisco a nuestro país, el pasado febrero, con sus discursos, sus gestos y sus silencios, constituye todo un acontecimiento que si no es analizado, bien puede compararse a uno de esos libros que alguno compra por curiosidad, para luego destinarlo a empolvarse en algún estante de la casa. Por lamentable que sea, hay que caer en la cuenta que no siempre el libro más vendido, es por ello mismo, el más leído. Un best seller, resultado de artificiosas estrategias mercantiles, puede ser sólo eso, el mejor vendido y nada más.

Otro tanto puede decirse también de los viajes papales a nuestra patria, que han estado siempre expuestos a los intereses comerciales de los medios, pero que también han podido estar expuestos al descuido social. Ciertamente que el manejo mediático puede acabar secuestrando el significado auténtico y trascendente de estas visitas pastorales. Sin embargo, más allá de los que produce notas para vender, ¿cuál es la actitud de los que estamos del otro lado de la pantalla y de la radio?

De nosotros los fieles católicos y de todos los que con buena voluntad, buscan el progreso de esta nación mexicana, depende que la visita de Francisco no haya sido sólo objeto de transmisiones mediáticas. Cuanto Francisco dijo e hizo, sus gestos y sus silencios, conforman un texto que reclama lectores inteligentes. El texto de la visita del Papa ha sido escrito sobre el desgastado papel de una sociedad mexicana, roída por la corrupción y la pobreza. Esta indeseable y lastimosa realidad es la ciudad y la patria, sobrepoblada de impunidad y contaminada deshonestidad, por la que a diario transitamos y en la que realizamos nuestros quehaceres ordinarios, casi con una ciega indiferencia, como si nada pasara. Es esta ceguera, la actitud resignada y fatalista de quien es incapaz de mirar la posibilidad de una patria diferente.

Hay otros, en cambio que sólo saben leer el presente con la mirada pesimista de quien hace recuento de los daños y se lamenta de los males. Son los quejosos inconformes que saben indignarse, pero no hacen nada para dignificarse. Otros más, leen el momento presente con la mirada justiciera que busca sólo a los culpables y hay también quienes, sin estar ciegos, cierran los ojos para entregarse a ese sueño infantil, donde hadas, mesías y valientes caudillos vienen a regalarnos lo que nosotros no sabemos conseguir con esfuerzo e inteligencia. Cuánta falta hace, entonces, saber mirar con ilusión para ser así, capaces de integrar a un México, tan partido por partidos, amantes del poder y ajenos a la impotencia de los pobres y vulnerables. Cuánta falta hace una mirada con ilusión, capaz de un diálogo generado por las neuronas y no por las vísceras; diálogo que  no arrebata la palabra ajena, ni agrede, sino que sabe alternar el silencio de la escucha con la propuesta inteligente. Cuánta falta hace una mirada con ilusión que sepa ver cómo generar los proyectos y las acciones que involucren a todos en el bien que a todos interesa.

Mirar con ilusión el futuro de México es el texto que recoge el análisis de la visita papal, hecho por profesores de la Universidad Pontificia de México, pero también por otros investigadores que piensan y actúan su fe desde otras Instituciones y trincheras. La obra se divide en tres partes, la primera de las cuales nos ofrece claves de lectura; la segunda profundiza en los mensajes y gestos de la visita, mientras que la tercera parte está dedicada a valorar lo que se ha dicho y hecho después de la visita papal, así como lo que queda aún por hacer. Y es precisamente, en este rubro donde este libro pide seguir escribiéndose y publicándose, ya no mediante las transmisiones de las grandes empresas de comunicación, sino de boca en boca, en círculos de lectura y por la mediación democrática de las redes sociales de las que cada cual puede hacer uso. En este sentido, el texto del que brevemente se habla aquí, no es un libro, sino una lente que pretende ayudarnos a releer los mensajes y los gestos del Papa Francisco; pero, sobre todo, quiere ser una lente que nos ayude a todos a mirar con ilusión el futuro de México.

 

FUENTE: CEM